Caviar de caracol, un producto emergente

El caviar de caracol para algunos tiene sabor a tierra lo que lo diferencia notablemente del tradicional, además de tratarse de un producto con una textura mucho más compacta.

Lo cierto es que definir el sabor de tan delicado plato gourmet como que sabe a tierra es difícil hacerlo al primer bocado. El caviar blanco de caracol, brillante como perlas de mar.

Son como burbujas que explotan en variados sabores dentro de la boca. El proceso para la cría de caracoles para la extracción de sus huevas es costoso y bastante dificultoso.

Hay que tener en cuenta que solo sobrevive el 50% de los caracoles. Lo dificultoso de este proceso y su grado de pureza hacen que este producto pueda alcanzar los 1.800 euros por kilo.

Portugal es gran productor de caviar blanco siendo España su mercado principal, aunque están en tratativas para comenzar a comercializarlo en China, Emiratos Árabes y Singapur.

Caviar de caracol

Caviar de caracol

Caviar de caracol un producto gourmet

El tamaño de los huevos de caracol es similar al de las huevas del salmón. Sin embargo su sabor no recuerda para nada el mar.

Al saborearlos en la boca saben agrestes, con ciertos matices a bosque, tierra, hierba fresca. Su temperatura ideal de consumo es de 5ºC.

Cuesta poco imaginarse acompañándolos con un buen vino o cava. Algunos catadores los han bautizado como perlas de Afrodita por sus supuestas cualidades afrodisíacas.

“El caviar de caracol, figura en las listas de los mejores restaurantes gourmet y, en Portugal, donde” ya es exportado a mercados como el español y francés.

Más conocido como caviar blanco, es muy diferente del tradicional, hasta el punto de que puede considerarse el “exponente máximo opuesto”.

Mientras el caviar común tiene “sabor a mar”, el caviar de caracol puede ser considerado como lo opuesto porque, además de tener “sabor agreste”, presenta “una hueva mucho más compacta.

Todo esto termina dándonos como resultado “una interesante explosión de sabor muy diferente al del caviar tradicional”.

Cuando nos llevamos a la boca las perlas de este manjar, llegamos a experimentar un dulce sabor a champiñones, muy similar al de remolachas muy fuertes.

El caviar de caracol o caviar blanco procede de las huevas del “Hélix Aspersa Máxima”, el caracol de máxima calidad para el consumo.

La crianza de los caracoles

La producción de huevas de caracol va a requerir de un minucioso y lento trabajo de laboratorio.

Los caracoles se crían en instalaciones especialmente acondicionadas, donde son escogidas cuidadosamente las perlas de caracol las que después serán debidamente procesadas.

A lo largo del lento proceso se pierde un elevado número de ejemplares (hay que considerar que los caracoles tienen una tasa de mortalidad del 50%), y son descartadas las huevas que quedan defectuosas tras haber sido sometidas al tratamiento.

Esto es precisamente lo que eleva su precio, el enorme grado de dificultad de su procesamiento, “haciendo que el precio base del caviar de caracol alcance hasta los 1.800 euros por kilo”.

Tal y como ocurre en Francia, el caviar de caracol, un producto emergente  está posicionado como un producto gourmet, en buena parte, por su elevado precio, convirtiéndolo en prohibitivo para la mayoría de consumidores, y por otra, por la falta de experiencia “en la degustación de este producto”.

España es el principal mercado del caviar de caracol portugués, aunque ya está comenzando a hacerse presente en Francia, y también están buscando comercializarlo en países como los Emiratos Árabes Unidos, China o Singapur, todos ellos “mercados que consiguen asimilar más rápidamente el sabor” único de este innovador producto gourmet.

 

Opt In Image
Descubre Las 5 Claves Que Debes Conocer Para Tu Granja de Caracoles!
Aprende a montar tu granja...

Accede de forma gratuita a este reporte en PDF y recibirás información y artículos de interés en tu buzón de correo electrónico.