Criadero de caracoles | Como montar una granja de caracolesCriadero de caracoles

Criadero de caracoles

Como montar una granja de caracoles

Get Adobe Flash player

El caviar de caracoles

¿Porque debes de  iniciar la cría de caracoles?

La cría de caracoles es cultivada en distintas partes del mundo – en América del Sur, Asia y África – por varias razones. La carne de un caracol se cocina y se come como alimento, la cáscara se utiliza como material para accesorios y objetos de decoración.

¿Cómo preparar el caviar de caracol?

En lugar de poner huevos en primavera, uno debe de utilizar cuatro ciclos de producción al año en una sala con condiciones de luz, de temperatura y de higrometría. Como resultado, la producción se distribuye de forma organizada a lo largo del año. Para mantener el sabor y la exquisitez del producto, uno debe de conseguir recetas que sean los más natural posible para evitar la pasteurización. Esto nos permite mantener el huevo en un líquido caliente (caldo) que aumenta su sabor. Para conservar los huevos uno debe de usar la salmuera con sal fina de mar, esencia de romero, almidón y un toque de ácido cítrico. Tendrás un plazo de tres meses para completar este proceso

¿Quiénes son sus clientes?

El Caviar de caracoles requiere una enorme cantidad de trabajo de preparación: la limpieza de los caracoles, la eliminación de excrementos, los caracoles muertos, la instalación de trampas donde ponen sus huevos, clasificación de huevos manualmente con una lupa (1 hora por kilo), la etapa de procesamiento, el proceso de envase, etiquetación, comercialización, etc.  El trabajo manual pesado fundamenta el precio de venta de € 2,000 por  kg. Se trata de un producto con una vida útil limitada que deben ser almacenados en refrigeración de  a 4 º C °.  El caviar de caracol es servido en los mejores restaurantes,  famosas tiendas de delicatesen de Francia y en el extranjero.

 

Caviar de caracoles

Caviar de caracoles

Consejos del éxito para los aspirantes  agricultores de caviar de caracoles.

Como pequeño negociantes, su objetivo principal debería de ser aprovechar la demanda de este mercado con el fin de obtener los mejores precios  para sus caracoles. Centrarse en los clientes de alto consumo como los hoteles, restaurantes y hogares que pueden  pagar un precio constante del producto.

Si el productor abastece este producto todo el año, es probable que gane menos durante las temporadas de lluvias por su abundancia en el mercado actual y más en las estaciones secas cuando el producto es escaso.

Que experimentar al degustar el caviar de caracoles

Experimente un sabor delicado, sorprendiendo a nuevas sensaciones; las pequeñas esferas suaves de caviar de caracol va a estallar en su paladar en una floración de sabores sutiles.

Primero la sorpresa, el encanto y finalmente la profundidad de delicias finales. Tiene una sensación de fresco rocío, radiante perlas. Tu boca va a experimentar la sensación de un paseo por el bosque después de la lluvia, las setas y los sabores de hoja de roble, un recorrido por los aromas de otoño.

Exportar caracoles a Francia

Cualquier helicicultor con algo de experiencia en el rubro, sabe que el mercado francés es el más amplio a nivel mundial; en ese país se consumen por año 50 mil toneladas anuales de caracoles. El tradicional sistema de recogida ya no resulta suficiente para abastecer las necesidades locales, y por ello Francia se vio obligada a importar el producto desde otros países. En este momento, cuando el sector de la cría y venta de moluscos comestibles se encuentra en auge, es una decisión sabia aprovechar la coyuntura y proveer de caracol al mercado francés.

Exportar caracoles a Francia

Exportar caracoles a Francia

Exportar caracoles a Francia:

Hay varias razones por las cuales resulta provechoso exportar moluscos a Francia. En primer lugar, las condiciones ecológicas de ciertas regiones de España resultan ideales para el buen desarrollo biológico del molusco. Mientras que en otros países, a pesar de ser grandes exportadores se deben hacer esfuerzos extras para garantizar las condiciones de cría adecuadas, en nuestro país lugares como Galicia o Asturias presentan el suelo y humedad ideales para que se desarrollen los animales.

Por otra parte, la nutrición de los caracoles no suele ser costosa. Se alimentan naturalmente con diversas plantas (rábano forrajero, alcachofa, col, etc.) o por medio de piensos elaborados. Estos pueden ser realizados por el mismo productor, mezclando una serie de harinas, cereales y suplementos. Así, comenzar con el negocio de los caracoles puede no requerir una inversión desmesurada de dinero, y en contrapartida rendir buenas ganancias en poco tiempo. Los expertos aseguran que más que capital, lo que se necesita es tiempo para dedicar a la granja; aparte, si las condiciones naturales del ambiente son favorables no habrá que adquirir sistemas de climatización extra.

Además, en este momento (y al contrario de otros países europeos, donde la actividad cuenta con una trayectoria más antigua) no existe en España ninguna reglamentación sobre la recolección, crianza y venta de caracoles. Por eso el negocio –al menos por ahora- otorga amplia libertad en sus prácticas al helicicultor. Con respecto a la exportación, en este momento es absolutamente legal, y desde Francia se están importando caracoles vivos desde distintos lugares. Así, todos los moluscos comestibles que se críen -siempre que se encuentren en óptimas condiciones- se venden sin ningún problema.

Incluso, según el sistema de cría que se implemente el productor es capaz de abastecer regularmente durante todo el año la demanda del mercado internacional. Y en vistas de que el consumo crece cada vez más, el futuro del negocio se presenta sumamente alentador. Aparte, teniendo en cuenta que los costos se compensan gracias al gran rendimiento económico de las explotaciones, los caracoles se pueden vender a precios competitivos.

Reporte las 5 claves para tu granja de caracoles

Exportar caracoles a Francia

Actualmente, muchos emprendedores están interesados en instalar su propio criadero de caracoles. Antes de empezar a montar nuestra granja, debemos plantearnos un par de preguntas para verificar si realmente tenemos los recursos mínimos que se necesitan para este proyecto. Si no es así, estaremos a tiempo de reparar las deficiencias antes de continuar con la idea.

Consejos para antes de montar la granja de caracoles

Consejos para antes de montar la granja de caracoles

Un primer factor a considerar es el tiempo. Por más de que los moluscos crezcan lentamente, los criaderos necesitan que se les dedique tiempo de cuidados. Hacer semejante inversión pero luego desatenderla, nos llevará directo al fracaso. Comúnmente las granjas funcionan desde mitad de marzo hasta la segunda quincena de octubre, permaneciendo cerradas el resto del año. Si bien no tienen un horario fijo, requieren que el alimento y los controles estén a punto antes del atardecer. Se calcula que un criadero de 1 hectárea necesita 2 horas diarias de mantención, y los caracoles se recogen cada dos semanas. Teniendo en cuenta la extensión de terreno que hemos estimado, para esta tarea basta que trabaje una sola persona en una jornada de 8 horas.

Por otra parte, antes de invertir en los animales es indispensable pensar en el lugar físico donde vamos a instalar la granja. Hay que buscar un lugar bien protegido del viento y que cuente con árboles o zonas sombrías para evitar la exposición prolongada a los rayos solares. También es importante que la humedad relativa del terreno sea más alta que la del entorno. ¿Un consejo? Elegir un terreno con laderas ligeras, porque estas facilitan el drenaje del agua. Los encharcamientos y las tierras demasiado húmedas acarrean enfermedades a los caracoles.

Además es indispensable que la tierra cuente con una buena capa vegetal. Esta, aparte de proveer alimento para los moluscos, contribuye a crear el microclima que los animales necesitan, proveyendo humedad, aireación, aislación contra el viento y el sol. Una decisión acertada es hacer un análisis del suelo para comprobar su PH y conocer la población de parásitos y bacterias que posee. Por otro lado es importante asegurarse de contar con una buena provisión de agua. Por cada hectárea se requerirán 6 metros cúbicos. Los caracoles toleran el cloro presente en las aguas de red pública, aunque también se puede optar por las que proveen los pozos. En este caso, se recomienda utilizar un biocida para desinfectar el agua.

Si cuenta con estos tres recursos básicos (tiempo, terreno y agua) ya está listo para plantearse seriamente comenzar con la cría de moluscos. Por lo que respecta a los beneficios, se calcula que a partir del segundo año de actividad de la granja se producen 2 kilos de caracoles por metro cuadrado, que al día de hoy se comercializan a un promedio de 8,5 euros el kilo.

Reporte las 5 claves para tu granja de caracoles

Una forma que tienen los productores de comercializar la producción, es la venta de caracoles en grandes cantidades, pero esto no garantiza que resulte la más rentable. De por sí, la cría de caracoles es una actividad rentable partiendo de las particulares características del negocio (baja inversión) y un mercado cada vez más amplio y con un marcado crecimiento en su demanda.

Solo por caso, hablemos de Francia, país que presenta una demanda de 50.000 toneladas anuales siendo necesario realizar considerables importaciones para atenderla. Y también sabemos que el consumo mundial de caracoles va en incremento y que en la actualidad ya sobrepasa las 300.000 toneladas anuales.

Por eso si estas pensando dedicarte a la cría de caracoles, este puede ser un buen momento para comenzar. Y cuando nos iniciamos, es muy importante saber de antemano cual ha ser nuestro mercado objetivo.

Listado de empresas en España, Grecia, Francia e Italia para vender tus caracoles AQUÍ

Venta de caracoles en grandes cantidades

Venta de caracoles en grandes cantidades

 

CTA-5-claves-granja-caracoles

A quién vender la producción de caracoles

Es la pregunta obligada de todo productor novato. Ciertos países tienen un consumo interno insignificante. Pero en cambio algunos países de la UE como España, Francia, Italia e incluso Estados Unidos tienen una importante demanda de caracoles insatisfecha.

Por supuesto esto no significa que además de productor debas convertirte en exportador. Veamos la problemática. Quienes crían cerdos, vacas o pollos, no tienen porque ser exportadores para vender su producción.

En la venta de caracoles, básicamente se tienen dos caminos. Uno sería convertirse en proveedor y venderle tu producción a un acopiador, persona u organización dedicada a la compra de pequeños volúmenes con la finalidad de reunir un volumen considerable (toneladas) y de esa manera poder exportarlos a mercados como los arriba mencionados.

El segundo camino, si bien no es imposible, puede resultar complicado. Estamos hablando de que tú, como criador de caracoles, te encargues de la producción integral: cría, reproducción, engorde y exportación.

Es rentable producir caracoles

A quién vender la producción de caracoles

A quién vender la producción de caracoles

Como todo emprendimiento va a depender de diferentes factores y muy especialmente, del manejo del negocio que cada productor dedique a su explotación. Visto desde la mirada de ciertos estudios económicos realizados en España, “la cría de caracoles si es manejada a conciencia puede resultar en uno de los emprendimientos agropecuarios más rentables de la actualidad”.

Debemos tener en cuenta que cuando hablamos de rentabilidad para obtener los primeros ingresos por la venta de caracoles se debe esperar cumplir el primer ciclo de vida de estos animalitos, como mínimo algo asi de 8 a 12 meses desde el inicio de la producción de caracoles.

Como comercializar la primera producción de caracoles

Desde que se comienza en la producción de caracoles aparecen un sin número de preguntas relacionadas sobre cómo vamos a comercializar nuestros caracoles. Esta incertidumbre nos acompaña desde el primer momento de nuestro emprendimiento, de manera permanente nos preguntamos si vamos a poder generar algún ingreso.

La cría de caracoles puede ser una actividad bastante rentable siempre y cuando se parta de las condiciones y características básicas del negocio –mínima inversión en el inicio- y mercados en demanda permanente como es el caso de Francia que cuenta con una demanda de 50 mil toneladas de caracoles cada año razón más que valedera para abastecerla. Sabiendo además, que el consumo de caracoles a nivel mundial  excede en la actualidad las 300 mil toneladas y todo indica que se trata de una demanda que irá en incremento con el tiempo.

Cuáles pueden ser nuestros potenciales mercados

A quién vender la producción de caracoles

-       Francia, sin ninguna duda, es el  principal consumidor.

-       Italia, quien importa el 50% de su consumo anual que es de 12.000 toneladas.

-       España compra a terceros países unas 4.000 toneladas anuales.

Contando con estos datos debemos plantearnos si vamos a comercializar nuestra producción en el extranjero o en el mercado local.

En el mercado local debemos buscar atender a los:

  • Mercados de alimentación
  • Restaurantes y bares
  • Empresas distribuidoras

A quién vender la producción de caracoles: También puedes convertirte en proveedor y solo vender tu producción a un acopiador, para que este pueda exportar a los mercados mencionados anteriormente.

Reporte las 5 claves para tu granja de caracoles

Cómo vender caracoles una vez que decidimos dedicarnos a la producción. Como primera medida debemos saber que “el mercado europeo exige Certificado Sanitario, seriedad, calidad y compromiso de continuidad”. En el caso de un productor principiante disponer de una producción de entre 500 y 1.000 Kg es una cantidad interesante. Pero visto a los ojos del acopiador es muy poco, por lo que va a exigir ser abastecido con continuidad en el tiempo, motivo que los hará difícil de comercializar en el primer intento.

Cómo vender caracoles

Cómo vender caracoles

Los exportadores van exigirnos disponer de una granja o criadero funcionando a pleno, certificación de procedencia, tipo de alimentación, sistema de crianza y frecuencia de producción. Se va a volver necesario contar con una cámara frigorífica para opercular en caso de que recibamos pedidos de caracoles vivos, congelados o precocidos. España como país consumidor suele ofrecer, durante su temporada alta alrededor de 2,50 euros por kilo de caracol vivo. Llegando en temporada baja a superar los 4 euros, y llegado a 4,59 euros para el precocido.

Existen datos de precios que han llegado hasta los U$S 7,50 por kilo pero no sería algo habitual. El caracol vivo es exportado por avión, y su flete se sitúa entre los más caros. Los caracoles vivos refrigerados, precocidos congelado o elaborados son transportados en barco. Resultando su flete más económico. La cantidad mínima que suele aceptar un importador puede ser un “pallet”, 720 a 1000 Kg. Generalmente esto es tomado como prueba quedando a la espera en el corto plazo de una mayor cantidad. Los restaurantes. Por lo general suelen importar por sus propios medios, en ese caso la cantidad mínima demandada puede bajar a 500 Kg. Hay que ser precavido porque manejarse con estas cantidades puede no resultar rentable.

Que debemos tener en claro para vender caracoles

El mercado Europeo tiene su mejor momento en la venta de caracoles durante el invierno. En cuanto a las ventas, estas pueden abordarse por diferentes canales. Si las vamos a hacer a nivel minorista, el precio por kilo suele ser mayor con relación al mayorista e importador, pero también vale aclarar que el volumen de ventas a de ser considerablemente menor.

“En los precios de venta inciden una serie de factores que se ven determinados por la oferta y la demanda: el tipo de producto, la cantidad, la calidad, los entes reguladores de precios, el momento, etc. La cría de caracoles no escapa a esta regla”. El importador nos va a exigir cantidad y calidad del producto. Su mayor preocupación está planteada en función de la estructura de su negocio, en que se cumplan los plazos de entrega, y que el helicicultor pueda mantener una oferta permanente, es decir que si este año le vendimos 10 Tns. todos los años nos exigirá que le aseguremos la misma cantidad.

Cómo vender caracoles: Al momento de vender no importa de qué producto se trate, en los precios de venta inciden diferentes factores que están directamente vinculados con la oferta y la demanda ya sea para caracoles, aves o vacas: el tipo de producto, la calidad, la cantidad, el momento, los entes reguladores de precios, etc. Los caracoles no escapan a esta regla. Al importador solo le interesan dos cosas de nuestra producción de caracoles: cantidad y calidad del producto. Esto es lo en realidad más le preocupa, por la estructura que encierra su negocio.

Reporte las 5 claves para tu granja de caracoles

Qué variedad de caracoles criar

Existen distintos tipos de caracoles comestibles; algunos de ellos están presentes naturalmente en muchos países del mundo y por ello han visto difundida su comercialización, mientras que otras variedades resultan prácticamente exclusivas de ciertas zonas. Dependiendo de sus necesidades y capacidad de adaptación, ciertos moluscos son más costosos que otros. Veamos cuáles son las variedades entre las que se puede elegir al momento de establecer una granja.

El primero que hay que mencionar, por ser el más conocido, es el Helix Aspersa. En el ámbito doméstico es uno de los más comunes, y además ha alcanzado difusión en todo el mundo. Proviene del Mediterráneo, de las costas españolas y francesas, donde se lo conoce como “petit gris” o “zigrinata”. Por ser la especie que presenta mayor capacidad de adaptación a los distintos climas y se puede reproducir incluso hasta los 1000 msnm, hoy abarca el 70% del mercado internacional. En Estados Unidos, Francia, Brasil, Italia y España es la variedad que más se utiliza en los criaderos. Cada Helix Aspersa da al año un kilo de caracoles.

variedad de caracoles

variedad de caracoles

Por su parte, el Helix Lactea u Otala Lactea (mejor conocido como “caracol español”) es un molusco de color muy claro y puede alcanzar los 35 mm de tamaño, al menos en Estados Unidos y España, países en los que abunda naturalmente. Algunos expertos afirman que sabe mucho mejor que el Helix Aspersa. En otras latitudes hallamos el Helix Pomatia, el “caracol romano”. La especie vive originalmente en Francia, Rusia, una parte de Italia y Estados Unidos, siempre en zonas boscosas o viñas, lejos de las agresiones del viento y del mar. Este tipo de caracol puede criarse en alturas de hasta 1500 metros, aunque necesita muchos cuidados para su correcta aclimatación y su periodo de desarrollo es bastante largo.

Otro molusco que prefiere los bosques y regiones de cultivo es el Helix Lucorum, originario de casi toda Europa (excepto el oeste) y de Asia Menor. Es el que presenta mayor tamaño: su diámetro ronda los 45 mm. Uno de los que poseen la carne más apreciada es el Helix Aperta; este caracol vive en los Alpes Marítimos y en regiones costeras de Francia, Italia y África. Un último caso por demás curioso es el del Achatina Fulica: proveniente del África ecuatorial, parte de Asia y América, en ciertos países del mundo –como por ejemplo, Estados Unidos- su importación está prohibida porque se lo considera una plaga.

Reporte las 5 claves para tu granja de caracoles

variedad de caracoles

Con respecto a la cantidad de caracoles a colocar en el terreno, se calcula que para comenzar está bien 380 caracoles por cada metro cuadrado si se trata de alevines. En cambio si buscamos colocar adultos reproductores, tendremos que contar con al menos 13 unidades en una franja de tierra similar. Con estos números, el helicicultor podrá obtener aproximadamente 1,5 kilos de moluscos comestibles por metro cuadrado. Es importante que si se quieren manejar cifras superiores -un proyecto de gran envergadura- el productor deberá asegurarse de poder contar con la estructura sanitaria y la tecnología necesarias.

Cuál es el tipo de caracoles que conviene criar

Cuál es el tipo de caracoles que conviene criar

El caracol ideal o que asegura mayor éxito comercial es aquel de tamaño más bien pequeño, incluso aquel que sea considerado enano. Los moluscos más chicos se venden más caros que el resto. Se estima que en 1 kilo de caracoles adultos, que ya hayan pasado por el proceso de reborde, secado y purga (de no menos de una semana) debe haber como mínimo 220 unidades. No obstante también han alcanzado buena aceptación los caracoles de tipo catalán, que son un poco más grandes: en iguales condiciones de secado y limpieza, entran en 1 kilo entre 175 y 205 unidades.

En general, los profesionales gastronómicos prefieren la medida de 185 unidades por kilo. Esta corresponde a los caracoles de tamaño medio, como por ejemplo los asturianos silvestres y los leridanos. La variedad más comúnmente empleada para la crianza es el famoso petit gris (así bautizado por los franceses) que científicamente se denomina Helix Aspersa y que aparece naturalmente en distintos países. Sin embargo la cocina francesa y la española difieren en su elección, pues cada una prefiere distintas variedades. A continuación daremos algunos criterios con los que se puede evaluar la calidad de los caracoles al momento de adquirirlos para la granja.

El caparazón debe ser muy duro: para comprobar la calidad de la concha, hay que presionarla fuertemente entre el pulgar y el índice y verificar que no se rompa. De todos modos, para propiciar la dureza se recomienda alimentar los caracoles con piensos que contengan una buena dosis de calcio. Por su parte, la carne más apreciada es la de color claro o con ligeros matices de gris; otras variedades de molusco la tienen muy oscura o negra. En algunas regiones de España (como por ejemplo, la Comunidad Valenciana, Cataluña, Baleares, Aragón y los Pirineos Orientales) los caracoles de carne oscura son rechazados, mientras que en otras zonas los consumidores no son tan selectivos con el producto.

Reporte las 5 claves para tu granja de caracoles

 Cuál es el tipo de caracoles que conviene criar

Qué cuidados que requieren los caracoles

Además de que debemos asegurarnos de que los caracoles tengan la alimentación que necesitan, tenemos que tomar en cuenta otros cuidados indispensables para que crezcan en óptimas condiciones y alcancen un nivel de desarrollo aceptable hasta que sea hora de venderlos.

Qué cuidados que requieren los caracoles

Qué cuidados que requieren los caracoles

Una de las previsiones más importantes que debemos señalar es la de la limpieza. Es necesario limpiar con frecuencia las instalaciones donde se mantienen los animales, para poder eliminar el polvo y los excrementos que se hayan acumulado, ya sea en el suelo o en otras zonas, porque la suciedad no debe afectar el hábitat de los caracoles.

Antes de comenzar con las instalaciones, se tiene que preparar correctamente el terreno donde se asentará el criadero, poniendo especial cuidado en los sectores destinados a albergar los caracoles para la etapa de reproducción.

De manera general, las granjas tienen que presentar un buen nivel de bioseguridad, para evitar la introducción de agentes nocivos tanto para la salud de los animales como de las personas que trabajan con ellos. En este sentido, es importante mantener alrededor de cada nave un perímetro sin malezas ni residuos para evitar que se alberguen en él animales extraños a la granja, los cuales frecuentemente trasladan enfermedades o microorganismos indeseables. Los ambientes cerrados evitan la intromisión de depredadores, aunque acarrean problemas en cuanto a la aireación y la humedad.

El rocío nocturno que se deposita en el suelo es un factor importante de humidificación. Si los caracoles se crían en un recinto cerrado, es importante contar con un buen sistema de ventilación y provisión de humedad para que los animales tengan el microclima que necesitan por naturaleza. Asimismo el productor debe conocer y respetar el ciclo biológico del caracol. En los meses del invierno (salvo en la zona del Mediterráneo) los caracoles hibernan, y durante ese tiempo no hay actividad en la granja. El resto del año, es recomendable evitar que los animales sufran cambios bruscos de temperatura.

Otro dato importante (a tener en cuenta sobre todo durante el periodo de reproducción) es la vigilancia de las masas de huevos. Es en este estadio productivo cuando el caracol es más vulnerable a los hongos. Por eso hay que controlar que el aspecto de los huevos sea normal y que no presenten colores extraños, grisáceos o amarillentos. También tienen que presentar su turgencia acostumbrada y no una consistencia débil. Para evitar la proliferaciónde hongos se recomienda un buen sistema de aireación.

Reporte las 5 claves para tu granja de caracoles

Qué cuidados que requieren los caracoles

Sistema mixto de cría de caracoles

Sistema mixto de cría de caracoles

Sistema mixto de cría de caracoles

Si uno quiere tener controlada la explotación de caracoles, el sistema de cría mixto resulta ser el más adecuado principalmente por su menor coste en relación con el anterior, el sistema cerrado o intensivo, además de ser el más recomendado por los especialistas.

En España es un sistema muy utilizado y es característico por su proceso reproductivo, el desove y por la primera fase de la cría que es realizado en sistema intensivo y para el engorde del sistema abierto.

Este sistema está basado fundamentalmente en la modificación artificial de su Época de reproducción siempre y cuando en el invierno este bajo condiciones ambientales controladas –entre 80 y 100% de humedad y una temperatura de entre 15 y 18ºC-, con esto se busca adelantar algunos meses la reproducción de los adultos, logrando con ello la disposición de las crías a finales del invierno o inicios de la primavera, momento propicio para realizar tareas de engorde al aire libre o bien, en invernaderos siempre bajo condiciones climáticas naturales, con esto se consigue reducir el coste de los sistemas de climatización y de las horas de trabajo para el mantenimiento de los moluscos.

El sistema mixto de cría de caracoles tiene entre sus principales ventajas que durante las primeras etapas de su desarrollo, los caracoles permanecen a resguardo de sus depredadores, al igual que a los cambios de temperatura y la humedad, como sucede en el sistema de cría extensiva. También este sistema es mucho más barato que en la cría intensiva, esto se debe a que las dimensiones del recinto y su infraestructura son menores. Además, los productores no tienen problemas de espacio.

Productores españoles han logrado producciones en criaderos mixtos, de 70.000 kilos anuales de la especie Helix Aspersa.

De los tres sistemas descritos, en países como España y Francia se inclinan por el sistema cerrado debido a que no se dispone de suficientes espacios al aire libre.

Tanto por el clima y las caracteristicas del suelo resultan favorables para el desarrollo de la producción de caracoles. Además, que para llevar adelante este sistema se necesita de una mínima inversión. Así como, una limitada mano de obra, en contrario con lo que sucede con los sistemas cerrados donde la mano de obra es permanente.

En cuanto a la calidad de los caracoles es justo reconocer que el sistema de cría abierta resulta mejor que en los sistemas mixto o cerrado, principalmente por que se obtienen caracoles de mayor tamaño y  su caparazón resulta más dura.

Pero también es justo reconocer que si se escoge este sistema de cría hay que tener en cuenta sus aspectos negativos como ser:

Que la producción quedará sujeta a las variaciones climatológicas así como a un mayor riesgo de que sea atacada por los depredadores, teniendo como resultado un mayor porcentaje de mortandad que en los sistemas mixto o cerrado.

También es mucho más extenso el ciclo de producción, ya que la primera recolección de caracoles va a poder realizarse recién a los dos años del inicio de la actividad, mientras que en los otros dos sistemas se obtiene en el primer año.

Reporte las 5 claves para tu granja de caracoles

Sistema mixto de cría de caracoles

Siguenos:

  • Facebook
  • Twitter
  • Youtube
Guia todo sobre la cria de caracoles